• 0 Items - $0
    • No products in the cart.

Autor

MATURANA ROMESIN, HUMBERTO

Doctor en Biología (PhD) por la Universidad de Harvard y Profesor de Biología del Conocimiento en la Universidad de Chile. Galardonado con el Premio Nacional de Ciencias en 1994. Autor de "El árbol,del conocimiento" y "De máquinas y seres vivos".

Libros del autor

$16,600

ALBA DE LAS EMOCIONES, AL

No es claro que los chilenos hayamos aprendido de nuestros errores políticos. Ni tampoco de los descalabros en América Latina. Incluso, hay momentos en que da la impresión de que la región es tierra abonada para todas las formas de ilusionismo, lo que deriva con frecuencia en grandes desastres. Allí está el drama de Venezuela.
Nadie puede dar seguridades de que nuestro país no se deslizará hacia alguna forma de populismo y autoritarismo. Ya sabemos que la vieja creencia de que en Chile no pasan ciertas cosas fue pulverizada por la historia hace cuarenta y cuatro años. Aquí pasó todo lo que pensábamos que no podía pasar. Precisamente por eso, debemos valorar que el país lleve más de un cuarto de siglo de estabilidad institucional, con elecciones libres, libertad de prensa y todo aquello que hoy nos parece normal y garantizado. Pero ningún país está completamente a salvo de las aventuras catastróficas. La única defensa que tenemos es el pacto de las libertades, que implica dialogar, proteger el pluralismo y construir acuerdos. Un asunto fundamental es tratar de explicar a las nuevas generaciones el papel devastador que desempeñaron el miedo y el odio en la génesis del drama de 1973. Sin ese dato, cuesta extraer enseñanzas valederas para hoy. La ausencia de pedagogía política respecto de cuánto costó superar las consecuencias de aquel desastre ha influido en la actitud desdeñosa de muchos jóvenes hacia la transición y la obra de los gobiernos de la reconstrucción democrática. Los relatos interesados han hecho el resto.

$21,000

ALBA EMOTING. BIOLOGIA DEL EMOCIONAR

No es claro que los chilenos hayamos aprendido de nuestros errores políticos. Ni tampoco de los descalabros en América Latina. Incluso, hay momentos en que da la impresión de que la región es tierra abonada para todas las formas de ilusionismo, lo que deriva con frecuencia en grandes desastres. Allí está el drama de Venezuela.
Nadie puede dar seguridades de que nuestro país no se deslizará hacia alguna forma de populismo y autoritarismo. Ya sabemos que la vieja creencia de que en Chile no pasan ciertas cosas fue pulverizada por la historia hace cuarenta y cuatro años. Aquí pasó todo lo que pensábamos que no podía pasar. Precisamente por eso, debemos valorar que el país lleve más de un cuarto de siglo de estabilidad institucional, con elecciones libres, libertad de prensa y todo aquello que hoy nos parece normal y garantizado. Pero ningún país está completamente a salvo de las aventuras catastróficas. La única defensa que tenemos es el pacto de las libertades, que implica dialogar, proteger el pluralismo y construir acuerdos. Un asunto fundamental es tratar de explicar a las nuevas generaciones el papel devastador que desempeñaron el miedo y el odio en la génesis del drama de 1973. Sin ese dato, cuesta extraer enseñanzas valederas para hoy. La ausencia de pedagogía política respecto de cuánto costó superar las consecuencias de aquel desastre ha influido en la actitud desdeñosa de muchos jóvenes hacia la transición y la obra de los gobiernos de la reconstrucción democrática. Los relatos interesados han hecho el resto.

$12,990 $10,392

DE MAQUINAS Y SERES VIVOS

A veinte años de la publicación de este libro, la noción de autopoiesis u organización de lo viviente como caracterización de los sistemas vivos, tiene plena vigencia en nuestros días. En un enfoque mecanicista de la realidad biológica, en que se renuncia a toda explicación teleonómica, los sistemas vivos son explicados en términos de relaciones de producción y no de las propiedades de sus componentes.
La visión propuesta por los profesores Maturana y Varela, no sólo permite entender la fenomenología biológica en su totalidad, llegando en algunos casos a romper con los mitos de la biología, sino que tiene también importantes consecuencias en otros campos del entendimiento humano.
En prólogos separados a la segunda edición de este libro, los autores, desde sus particulares puntos de vita, revisan los planteamientos centrales de la obra, así como su gestación a dos décadas de la primera edición.