María Soledad Berríos:
“Todos en Chile somos mestizos”

Noticia
ADN de los chilenos, Felipe Berríos, genética de los chilenos, mestizos, raza, Soledad Berríos
28 de noviembre, 2016

Fuente: La Segunda

“Felipe es un cura que ha hecho un tremendo aporte, pero a veces dice las cosas muy duramente. Cuando eso pasa, le hago ver mi opinión. Tengo derecho; soy su única hermana biológica, las otras son todas monjas”, comenta la académica del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, María Soledad Berríos (62), que en noviembre lanzó el libro “El ADN de los chilenos y sus orígenes genéticos“.
Mirándola, es evidente que lo que se hereda no se hurta: el sacerdote Felipe Berríos, el mayor de los gemelos que la siguen entre los seis hermanos Berríos del Solar, tiene los mismos colores de pelo y piel, tono de voz, sutil ironía, y, aunque no es un rasgo genético, hasta usan zapatos parecidos. Soledad lleva unos de cuero café, suela de goma y cordones, aunque menos tarreados que los de su hermano jesuita.

Medre de dos hijos estudiantes -de arquitectura ella y de ingeniería comercial él-, dice que “ninguno tuvo inclinación por lo científico, son casi refractarios”. Ella, en cambio, es magíster en ciencias, tecnología médica, tiene un posgrado en biología celular en EE.UU y se ha especializado en genética. Eso enseña y eso estudia.

Su “ADN científico” se hizo evidente desde el Colegio Universitario Salvador, pero es una científica sui generis que combina lo racional con lo social. “Este libro nos muestra el análisis genético de los chilenos, considerando el genoma nuclear, así como también el análisis del ADN mitocondrial, que es de herencia materna, y del cromosoma Y que presenta herencia paterna. Los resultados se complementan y ponen en evdencia nuestra diversidad”. Ese análisis está antecedido por un capítulo escrito por la historiadora Celia Cussen, donde se relata la formación del pueblo chileno.

La conclusión es que el componente amerindio es más alto de lo que se esperaba: un 44% versus el 38% o 40% que se obtenía con estudios menos precisos. “Todos en Chile somos mestizos. Hay diferencias individuales, porque estos son promedios, pero tenemos herencia indígena, y eso nos enriquece”. Llama la atención un dato: “El ADN mitocondrial, de la madre, es amerindio en un 85%, a diferencia del cromosoma Y que pasa de varón en varón, y es europeo en un 90%”.

– Eso suena como que habría más herencia indígena en las mujeres que en los hombres chilenos

No. Estamos hablando de herencia materna, no de mujeres. El ADN mitocondrial, el de la madre, pasa a los hijos y a las hijas por igual. Esa conclusión que sacan algunos tiene mucho de prejuicio y algo de machismo, cuando simplemente refleja cómo fue la Conquista, hecha por hombres españoles.

La presencia de europeas en ese período fue escasa, e Inés de Suárez fue una excepción. “No tuvo hijos, la pobre. Pese a lo terrible de la conquista, me admira lo desafiante que fue”.

La sigla ADN está instalada

Soledad trabaja en la sede Norte de la Facultad de Medicina, en Indepencia, comuna marcada por la presencia de inmigrantes. “Muchos son de raza negra. y llaman mucho la atención, porque no estábamos acostumbrados. Inclusión no significa fingir que no notamos cuestiones evidentes, como el color de la piel. Inclusión es no asociar esas características, que los genetistas llamamos fenotípicas, con rasgos negativos. En ‘Si vas para Chile’ decimos que somos muy acogedores, pero no es así. Vivimos clasificando. por colegio, barrio, apellido, hasta por cómo se pronuncia la ‘ch’. Y por el color de la piel”.

Pero tiene confianza en los niños. “He conversado con profesores de Independencia, y me han dicho que los inmigrantes son bien acogidos por sus compañeros. Juegan todos, sin hacer diferencias. Aunque me han contado que algunos profesores prefieren saltarse la Guerra del Pacífico” dice, riéndose.

En cuanto al conocimiento de genética, reflexiona: “La sigla ADN está instalada en la conversación, series de TV, tipo CSI, y hasta las teleseries trivializan los test de identidad, como el de paternidad, peor la genética es complejísima de explicar y tiene profundas implicancias éticas”.

Antes de fin de año sabrán si hay plata para continuar los estudios resumidos en el libro. “La ciencia está muy deprimida y escasa de recursos; hay que luchar por la continuidad de las investigaciones. El próximo paso es seguir indagando la genética de los chilenos en asociación a las enfermedades que tienen mayor prevalencia, apuntando a una medicina de precisión”. La publicación del libro satisface porque “somos una universidad pública y debemos hacer divulgación”. le comentamos que la alusión pública que hizo su hermano quizás ayudó a divulgarlo. “Lo mejor es que Felipe lo leyó”, dice, mirando la foto donde aparece un niño africano. Y añade, modesta: “En la editorial dicen que se vendió más de lo habitual para este tipo de trabajos. De repente pienso que fue otro de mis hermanos el que compró muchos ejemplares”.

25112016_adn-de-los-chilenos

 

2018 © Editorial Universitaria S.A.

Avenida Libertador Bernardo O’Higgins 1050 2° piso, Santiago Chile.

(+56) 2 2896 8960


2018 © Librería Universitaria S.A.

Avenida Libertador Bernardo O’Higgins 1050 1° piso, Santiago Chile.
Horarios de atención: Lunes a Viernes, de 10:00 a 19:15 horas.
Sábado, de 10:00 a 14:00 horas.

(+56) 2 2896 8960, anexo 2

Sitio desarrollado por Juane.cl